¿Cómo maquillarse después de los 50? Parte I I

¿Cómo maquillarse después de los 50? Parte II

Como ya he mencionado en la primera parte de este artículo, las pieles maduras requieren un trato especial en cuanto a colorido e intensidades se refiere. No debemos realizar un maquillaje muy cargado porque lo único que conseguiremos es añadir años a nuestro rostro.
Continuemos pues donde los dejamos en el post anterior.

Los ojos
Evitaremos sombras irisadas o metalizadas que, al contrario de lo que se cree, acentúan las arrugas de los ojos. Siempre es mejor utilizar las sombras mates evitando las tonalidades muy oscuras como el negro, siendo sustituidas por marrones o grises.

El uso del delineador está desaconsejado, ya que endurece la mirada y acentúa los párpados caídos. Una sombra bien difuminada hacia el hueso del párpado fijo será la mejor opción porque disimula este defecto haciendo la mirada más descansada y el ojo más levantado.

La máscara de pestañas aplicadla sólo en las superiores para hacer los ojos más grandes y levantados.

El colorete
En este apartado no voy a hacer excepciones ni prohibiciones porque su aplicación va a dar un aspecto saludable y juvenil a nuestro maquillaje. La única preferencia que debéis de tener es usar tonalidades rosadas que os darán un toque de frescura.

Las cejas
Seguro que muchas de vosotras dijisteis alguna vez «cuando yo era joven tenía unas cejas mucho más pobladas que ahora», eso es debido a que con los años vamos perdiendo cabello que nunca se llega a recuperar. Por eso es necesario prestarles un poquito de atención en nuestro maquillaje perfilándolas con una sombra marrón oscura y mate. No las alarguéis demasiado hacia la sien y dibujarlas con un arco natural para darle dulzura e intensidad a la mirada.

Los labios
En cuanto a los labiales deben ser en tonos neutros (marrones suaves, rosados, beiges) evitando los colores muy intensos (rojos agranatados, púrpuras, marrones oscuros) que empequeñecen los labios potenciando el efecto de boca caída.

Emplear barras de labios hidratantes evitando las mates (cuartean los labios) y los glosses (porque se acaban escurriendo por las arruguitas que se forman alrededor de los labios).

Para finalizar recordad que la regla principal de este maquillaje es la sencillez y que con un poco de práctica y paciencia podréis conseguir un maquillaje que os dé esa frescura y juventud que tanto deseáis.

Ingry, aquí te dejo estos consejos que me has pedido en tu comentario. Espero que te sirvan de ayuda y aclaren todas tus dudas.

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *