Luce unas uñas sanas y bonitas

Luce unas uñas sanas y bonitas

En el mayor número de casos, las uñas son el reflejo de una persona ya que nos dicen cómo es en su día a día. Por eso es tan importante el aspecto que tengan, no sólo por lo bonitas que parezcan sino por lo sanas que estén. Si quieres saber más sobre cómo cuidarlas, sigue leyendo este artículo y conseguirás unas uñas envidiables.

Las uñas son una parte de nuestro cuerpo a las que no solemos hacer mucho caso. Para comenzar, no las cortes con un cortaúñas porque se astillarán y te romperán, límalas desde los lados hacia el centro con la ayuda de una lima de cartón o cristal (esta última no deja astillas dejándolas muy pulidas y suaves), evitando las limas metálicas.

Para eliminar el esmalte antiguo utiliza un quitaesmaltes sin acetona para no resecar la uña, y lávalas a continuación con un jabón suave.

Antes de pintarlas con el color que te guste, aplícales una base endurecedora con vitaminas A, B y E, evitando aquellas bases que contengan formol, porque le quitan a la uña su protección natural volviéndola de un color amarillento. También son muy recomendables las lacas de uñas que lleven en su composición queratina porque ayudan a fortalecerlas.

Ponte siempre guantes si vas a utilizar algún producto químico, detergente, o si vas a mojarlas durante mucho tiempo con agua porque las debilitarás y resecarás haciendo que se te rompan con más facilidad.

Si eres de las personas que se muerden las uñas piensa que, aparte de deformarlas y volverlas más frágiles, favorecerás la formación de hongos y enfermedades. Un truco para dejar este hábito es utilizar un esmalte de sabor amargo como por ejemplo «Mordex» (lo encontrarás en farmacias) o tener siempre una capa de base endurecedora y dos de esmalte de color.

Procura no llevarlas siempre pintadas, dejándolas descansar durante al menos uno o dos días consecutivos a la semana para que la uña se oxigene y regenere.

Un truco muy sencillo de hacer si tus uñas se rompen mucho es sumergirlas en aceite de oliva templado durante 20 minutos, luego hazte un pequeño masaje (si tienes tiempo) y lávalas con un jabón suave (un jabón para bebés sería el apropiado). Realiza este proceso de dos a tres días a la semana y notarás la diferencia.

Espero que estos consejos te ayuden y sean de utilidad para empezar el año luciendo unas uñas perfectas.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *