Aprende a reconocer tu tipo de piel

Aprender a reconocer tu tipo de piel

Seguro que muchas de vosotras os habéis preguntado alguna vez «¿estaré utilizando la crema adecuada para mi piel?». Pues bien, no es una pregunta sin sentido y tienen mucha importancia ya que el saberlo te ayudará a escoger correctamente el tratamiento facial más adecuado. En esta entrada quiero ayudarte a reconocer tu tipo de piel para que aciertes en la elección de tus cosméticos.

Lee atentamente los siguientes puntos, ya que en cada uno de ellos te doy las claves para identificar tu tipo de piel.

  • Si la textura de tu piel es lisa, con el poro cerrado, tiene un tono rosado y raras veces presenta tirantez o brillos, tu piel se considera Normal. Si este es tu caso, mi enhorabuena, ya que éste es el cutis que todas desearíamos tener. Se trata de un tipo de piel equilibrado que no necesita ningún cuidado específico.
  • Si tu piel está siempre brillante, tiene los poros dilatados y muchos puntos negros (que siempre se transforman en granitos infectados), sin duda es una piel Grasa. Suele aparecer en la adolescencia, aunque también puede presentarse en la madurez. Para tratarla debes de ser muy cuidadosa con la higiene diaria y utilizar un producto de tratamiento que regule el exceso de grasa.
  • Si por el contrario, tu rostro presenta el poro cerrado, sufres tirantez (por falta de agua y grasa), descamación y el tono es rosado, tu piel será Seca. Es muy habitual en las mujeres maduras y algunas jóvenes. Además puedes tener sensibilidad (por causa del frío y excesivo calor) y pequeñas arrugas debido a la deshidratación. Si estes son tus síntomas, quizás debas prestarle más atención a nutrir y proteger tu piel con una crema rica y untuosa, además de utilizar una leche o crema limpiadora.
  • Si tu piel es más grasa en la zona T (frente, nariz y mentón) y más seca en los laterales del rostro tu piel se caracteriza por ser Mixta. Para solucionar esto tu crema habitual debe estar equilibrada en agua y lípidos, siendo de textura ligera y de rápida absorción.

    En caso de que tu piel presente algún tipo de problema o alteración (descamación, arrugas, flaccidez o incluso alguna intolerancia a algún componente de ciertos productos) deberás consultar con un profesional (dermatólogo o esteticista) para que te recomiende el tratamiento adecuado a tu problema.

    Espero que a partir de ahora, responder a la pregunta que mencionábamos al principio del artículo ya no sea un problema para ti.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *