Cómo aplicar un primer

¿Cómo aplicar un primer?

El «primer» o prebase, para aquellas que todavía no lo conocéis, es un producto que se aplica antes de la base de maquillaje con la finalidad de corregir y unificar el cutis, para que de esta forma el maquillaje quede perfecto y dure mucho más tiempo.

Existen varios tipos en el mercado: según su textura (líquidos, en gel, en crema y con pigmentos correctores), según su función (para disimular poros abiertos, eliminar brillos, alisar pequeñas arrugas y corregir manchas) y según la zona de nuestro rostro que queramos preparar (para el cutis, para los ojos, para los labios e incluso para las pestañas). Será nuestra labor escoger el que mejor se adapte a lo que queramos conseguir.

Su aplicación es muy sencilla, pero antes debemos preparar nuestra piel. Para ello debéis limpiar el rostro, tonificarlo e hidratarlo con un sérum para que el maquillaje no se vea cuarteado. A continuación, aplicaremos con los dedos el primer o prebase sobre cara y cuello, o si lo preferís, sólo sobre aquellas zonas que necesiten mayor corrección, por ejemplo las zonas más grasas como frente, nariz y mentón.

Es muy importante que no os pongáis mucha cantidad de producto porque lo único que conseguiréis será saturar la piel y obstruir el poro. No por aplicar mucha cantidad la corrección será mayor.

Lo mismo ocurre con los primer en ojos y labios. Debéis aplicar una fina capa para que las sombras no se queden en el pliegue del párpado, ni los labiales entre las arruguitas de los labios.

Después de esperar dos o tres minutos a que el primer haga su efecto ya podremos comenzar a aplicar nuestra base de maquillaje como de costumbre. Veréis que vuestra tez está más luminosa, lisa y sin brillos, además el maquillaje os durará intacto toda la jornada.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *