Disimula las ojeras de forma efectiva

Disimula las ojeras de forma efectiva

En un artículo anterior os he comentado que la piel del contorno de los ojos es muy fina y delicada y por lo tanto debe ser tratada con productos específicos. El corrector de ojeras es uno de estos productos, que aunque no está pensado para corregir otras zonas del rostro, también podrías usarlo si se tratase de imperfecciones muy acentuadas. En este post voy a contarte cómo utilizarlo y a enseñarte a escoger el más adecuado para ti.

Lo primero que debes hacer es mirarte al espejo y ver cómo es tu ojera, para así escoger bien el tono del corrector que debes utilizar. Si la piel de tu rostro es morena, probablemente tu ojera será marrón, por lo que debes usar un corrector amarillento. En cambio si la piel de tu rostro es clara, tu ojera será azulada o morada, en este caso para corregirla ayúdate de un corrector salmón o rosado.

El estado de tu piel también es importante a la hora de seleccionar la textura adecuada de tu corrector:

  • Si tienes la piel hidratada podrás utilizar la textura que más te guste porque no influirá negativamente en el resultado final.
  • Si tu piel es seca utiliza una textura más densa en crema o fluida.
  • En cambio si tu piel es grasa puedes usar una textura en barra para que el corrector no se emborrone y dure más tiempo.
  • En pieles maduras usa texturas más ligeras que tengan protección solar para que no le den peso a la piel ni se marquen más las arrugas.

Veamos ahora los pasos a seguir para utilizarlo de forma correcta y que su resultado final sea impecable.

  1. Comienza hidratando la piel. Para ello utiliza una crema para el contorno de los ojos que además te aporte elasticidad, así el maquillaje no se cuarteará.
  2. Aplícate el corrector sobre toda la ojera a toques con el dedo anular desde el lagrimal hasta el rabillo del ojo y difumínalo bien eliminando líneas y marcas.
  3. Pon tu base de maquillaje y a continuación unos polvos matificantes para fijar el corrector y que así dure inalterable más tiempo.

Por último aquí tienes unos trucos y consejos para que el corrector quede perfecto:

  • Escoge un corrector ligeramente más claro que el tono natural de tu piel.
  • Evita el efecto antifaz aplicando poca cantidad de producto.
  • Trabaja bien el corrector con la yema de los dedos. El dedo anular, como ya hemos dicho, es el mejor para este fin porque tiene menos fuerza que los demás y por lo tanto es el más indicado para la piel de esta zona.
  • También puedes utilizarlo después de haberte aplicado la base de maquillaje, en este caso acuérdate de difuminarlo bien.
  • Puedes aplicar también el corrector sobre el párpado móvil.
  • En el caso de que tengas bolsas originadas por retención de líquidos, debes usar una crema descongestiva con efecto frío, y luego aplicarte el corrector sólo en el centro de la bolsa, no por toda la zona, evitando así darle más volumen.

Listo, ya hemos acabado. Ahora estás preparada para disimular más efectivamente esas antiestéticas ojeras y lucir así una mirada fresca y descansada.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *