Cómo elaborar un desodorante casero

Cómo elaborar un desodorante casero

La secreción de sudor es una de las maneras que tiene nuestro organismo de eliminar toxinas, pero el exceso del mismo puede provocar mal olor corporal. Para contrarrestarlo usamos los desodorantes, pero si tu piel es sensible, tienes problemas de alergias o, simplemente quieres evitar los ingredientes químicos que contiene un desodorante convencional («¿Qué sabemos de los desodorantes?»), quizás quieras elaborar uno tú misma usando ingredientes naturales.

Una fórmula muy sencilla de desodorante natural podría ser la mezcla a partes iguales de bicarbonato de sodio (con propiedades antibacterianas) con zumo de limón recién exprimido (además de ser antibacteriano aporta un aroma fresco al producto), pero si tu piel es sensible y no tienes demasiada sudoración, los hidrolatos o aguas florales (de venta en herbolarios y parafarmacias) pulverizados directamente sobre las axilas, también resultan buenos aliados como desodorantes naturales. Por el contrario, si tu sudoración es excesiva y viene acompañada de mal olor, te recomiendo este sencillo preparado.

Ingredientes:

  • 50 ml de aceite de coco o manteca de karité (ambos los puedes encontrar en herbolarios)
  • 50 gr de bicarbonato de sodio que actuará como antibacteriano (lo encontrarás en droguerías y supermercados)
  • 50 gr de arcilla blanca o caolín (en herbolarios)
  • 15 gotas del aceite esencial que te guste (también lo encontrarás en herbolarios y parafarmacias). Si lo deseas, puedes leer más sobre los aceites esenciales en el artículo «Los 8 mejores aceites esenciales para tu piel» de este mismo blog.
  • Un tarrito de cristal

Elaboración:

  1. Calienta el aceite de coco o la manteca de karité a baño María a fuego suave hasta que quede líquido.
  2. Añade el bicarbonato de sodio y remueve hasta su completa disolución.
  3. Incorpora la arcilla blanca y vuelve a mezclar.
  4. Retira del fuego y deja templar un poco.
  5. A continuación añade el aceite esencial que te guste y vuelve a remover.
  6. Introduce el preparado en un tarro de cristal cuando todavía esté tibio, ya que cuando enfríe por completo se volverá sólido.

Este desodorante podrás aplicarlo siempre que quieras sobre tus axilas ya que sus ingredientes naturales no irritarán tu piel. El aceite de coco o la manteca de karité proporcionarán suavidad, hidratación y nutrición. Además el bicarbonato de sodio actuará también como conservante natural alargando la vida del desodorante hasta un año desde la fecha de elaboración.

Sin duda resulta una opción natural y efectiva que cuidará la delicada piel de tus axilas.

NOTA: Durante el verano evita usar este desodorante si vas a tomar el sol, ya que los aceites esenciales que contiene son fotosensibles e irritantes para la piel en contacto directo con la luz del sol. En ese caso puedes elaborar otra versión del mismo pero esta vez, sin añadirle los aceites esenciales.

Etiquetas: , , , ,

2 Comments

  • INGRY dice:

    Hola Marta.
    Es muy acertada la información que das, pero que pasa si a pesar de ponerte desodorante y tener una buena higiene la ranspiraciòn da mal olor?.sera cuestion de probar varias marcas ,o acudir al dermatologo?
    Un saludo.

    • Marta dice:

      Hola de nuevo Ingry.
      En el caso que planteas yo te recomendaría utilizar un antitranspirante en lugar de un desodorante, aunque si esto no soluciona el problema, mi sugerencia, como bien has señalado tu misma, es que acudas a un dermatólogo.
      Un saludo y gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *