Los 8 mejores aceites esenciales para tu piel. Parte II

Los 8 mejores aceites esenciales para tu piel. Parte II

En el último artículo publicado os he hablado de tres aceites esenciales que podían ser aplicados directamente sobre la piel, hoy continuaré presentándoos el resto de aceites que, por el contrario, deben ser diluidos en un aceite vegetal o mezclados con una crema. Son los siguientes.

Aceite esencial de Geranio
Debe ser diluido en un aceite vegetal puesto que es muy fuerte y concentrado. Se utiliza en cosmética para pieles grasas con acné porque regula la producción de sebo. También es un potente anticelulítico que podrás mezclar con tu crema corporal o elaborar tú misma tu propio aceite anticelulítico (si estás interesada puedes leer el artículo «El mejor aceite anticelulítico hecho por ti»).

Aceite esencial de Rosas
Quizás sea uno de los aceites esenciales más caros que existen, puesto que para extraer 1ml de este aceite se necesitan 1kg de pétalos de esta flor…¡y eso son muchas rosas!. Trata los eccemas, la piel seca y previene el envejecimiento añadiendo una gota a tu crema facial. Puedes usarlo con total tranquilidad incluso si tu piel es sensible porque no te irritará.

Aceite esencial de Romero
Trata la caspa si lo mezclas con el champú (no más de 2 gotas en cada aplicación). Si tienes pesadez de piernas y mala circulación también te ayudará a aliviarlas mejorando el retorno venoso, pero antes debes diluirlo en un aceite vegetal, no lo apliques directamente sobre la piel.

Aceite esencial de Limón
Este aceite esencial se extrae de la piel del fruto mediante procedimientos mecánicos. Es uno de los aceites esenciales que más me gusta por su aroma agradable y relajante. Alivia la pesadez de piernas producida por las varices y ayuda a eliminar la hinchazón de las mismas producida por retención de líquidos. También trata el acné y las manchas. Añadiendo unas gotas al agua de limpieza actúa como desinfectante y purificador del aire, dejando un aroma fresco que te encantará.

Aceite esencial de Lemongrass
Este es un aceite esencial que utilizo desde hace años por sus propiedades sedantes y bactericidas. También trata el acné y la caspa, siendo un buen repelente de insectos si lo utilizas en un difusor de esencias o quemador. Mi uso favorito de este aceite es para el cuerpo como tonificante muscular y circulatorio. Su aroma cítrico es muy agradable.

Ahora que ya conoces los ocho aceites, veamos que hacer para conservarlos en buenas condiciones.

  • Deben estar en frascos de cristal azul oscuro resguardados de la luz.
  • Aléjalos de fuentes de calor como estufas, radiadores, cocinas…
  • Mantenlos lejos de aparatos que emitan ondas (microondas, radios, routers…).
  • Guárdalos a ser posible en una caja de madera, porque ésta absorberá la humedad y mantendrá los aceites en un ambiente más seco.

Si sigues todos estos consejos de conservación, los aceites esenciales pueden llegar a durarte hasta cuatro años en perfectas condiciones y sin perder ninguna de sus propiedades.

Para finalizar sólo me queda decirte que esta es sólo una pequeña muestra del mundo de los aceites esenciales, ya que existen miles de aceites, todos diferentes entre sí. Su eficacia y concentración los hacen únicos e inmejorables.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *