Tatúate tú misma en casa

Tatúate tú misma en casa

Seguro que muchas de vosotras os habéis planteado alguna vez haceros un tatuaje, aunque el hecho de pensar que es para siempre sea la razón principal por la que no os atrevéis a hacerlo. Por eso en el post de hoy os explicaré cómo haceros en casa un tatuaje temporal de la forma más sencilla.

Para conseguirlo usaremos henna, una planta que crece en países cálidos, de la que se recogen sus hojas, se secan y trituran formando un polvo fino que es utilizado para teñir la piel, el cabello e incluso las uñas. Existen varias tonalidades: marrón, naranja, verde e incluso blanca (muy apreciada por las novias y las mujeres de piel oscura). La podéis encontrar en herbolarios, en polvo o en pasta (ya preparada). Mi recomendación es que uséis esta última porque os resultará más cómodo.

Para realizar vuestro tatuaje necesitaréis aceite esencial de eucalipto o de lavanda en caso de que vuestra piel sea sensible, unas toallitas húmedas (para limpiar si mancháis), zumo de limón y azúcar, pasta de henna para tatuajes ya preparada en conos de papel con aplicador.

Con la ayuda de un algodón impregnado en uno de los aceites esenciales, limpiad la piel donde vayáis a hacer el tatuaje. Ahora con un lápiz de ojos dibujad el motivo que más os guste. Terminado el dibujo, cortad la punta del cono con la ayuda de unas tijeras y comenzad a aplicar la henna sobre él, dejando una capa más o menos gruesa.

Una vez terminado hay que esperar a que seque entre 4 y 6 horas, transcurrido ese tiempo retiradla con un paño húmedo. Veréis que en un principio, el color queda anaranjado, pero durante las primeras 24 horas siguientes se irá oscureciendo progresivamente hasta adquirir un tono marrón chocolate muy bonito.

Para que el tatuaje os dure más tiempo evitad mojarlo el primer día y cada vez que os duchéis cubridlo con vaselina. La duración del tatuaje rondará entre 7 y 15 días dependiendo de vuestro tipo de piel, la zona donde os lo apliquéis y las veces que lo mojéis.

Si os ha sobrado pasta de henna podéis conservarla en el frigorífico hasta 7 días, o en el congelador hasta 4 meses dejando el cono bien cerrado con celo.

Para evitar infecciones no la apliquéis sobre heridas abiertas o piel lesionada (quemaduras, eccemas, cortes…) y no la utilicéis en personas con deficiencia de glucosa. Tampoco uséis la henna de color negro (está prohibida su venta y comercialización por ser tóxica para la piel), comprad sólo la de color marrón, verde, naranja o blanco.

Ahora que nos encontramos a las puertas de la primavera espero que os animéis a crear vuestros propios tatuajes. Sí, ya sé que todavía llueve, pero que mejor ocasión para practicar, ¿no te parece?

Etiquetas: ,

One Comment

  • Lucy dice:

    Me encanta! Siempre quise hacerme un tatuaje pero eso de que sea para toda la vida no me gusta nada de nada. Voy a buscar a ver si encuentro un diseño que me guste y me lo aplicaré, ya te diré el resultado (soy un poco negada para esto del dibujo). Muchas gracias por el post!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *