El masaje infantil

El masaje infantil

Algunas de vosotras me habéis pedido que os explique cuál es la mejor manera de hacerle un masaje a un bebé, un gesto y un regalo que, sin duda, podemos darles a nuestros hijos, no sólo por todos los beneficios que posee, sino también por la experiencia positiva que tiene, tanto para ellos como para nosotras.

Pero antes debéis tener en cuenta algunos aspectos que aunque nos parezcan una tontería, son de vital importancia.

  • Escogeremos un momento del día sin prisas en el que estemos relajadas y con buen estado de ánimo, ya que esto se transmite a nuestro bebé.
  • Buscaremos un lugar cómodo para nosotras y para nuestro pequeño, que puede ser su cambiador, sobre la cama, etc, y lo colocaremos sobre una toalla suave y templada.
  • Procuraremos que la habitación donde realicemos el masaje tenga una temperatura agradable, en torno a los 19 – 20ºC.
  • Realizaremos el masaje con un aceite de almendras dulces o uno específico para bebés (como puede ser el «Aceite corporal para niños y bebés de Apivita»). Lo calentaremos entre las manos antes de aplicarlo sobre su piel (si el aceite está frío no le gustará).
  • Realizaremos una suave presión con las manos sobre su piel antes de empezar el masaje para que note el calor.
  • Le miraremos a los ojos, le hablaremos, le cantaremos o le pondremos música relajante. Este gesto no sólo lo tranquilizará, sino que también le dará mucha seguridad.
  • Si vemos que el niñ@ gime, llora, se retuerce o cierra sus manitas, interrumpiremos el masaje, esto significará que no está receptivo y que no es el momento.

Ha llegado el momento de comenzar el masaje:

  1. Pecho: Haz pases suaves con tus pulgares desde el centro hacia fuera, pasando por sus clavículas y terminando en los hombros. Esto ayudará a su desarrollo pulmonar mejorando su respiración.
  2. Brazos: Realiza pases desde sus hombros hacia las muñecas. Luego coge sus bracitos entre tus dedos índice y pulgar, formando un anillo, y muévelos en zig-zag también desde los hombros hacia las muñecas.
  3. Manos: Masajea el dorso de sus manos con tus pulgares de dentro hacia fuera. Luego coge cada uno de sus deditos entre tu dedo índice y pulgar, y realiza pequeños estiramientos con movimientos circulares. Termina masajeando las palmas de sus manos con movimientos circulares de tus pulgares, gesto que le encantará y relajará mucho.
  4. Barriguita: Realiza movimientos circulares con toda la superficie de tu mano en sentido de las agujas del reloj. Continúa haciendo pases suaves desde sus costillas hasta el bajo vientre. Estos dos movimientos ayudarán a aliviar los cólicos y a mejorar las digestiones (ten en cuenta que no debes darle masaje en el momento del cólico ni después de comer).
  5. Piernas: Los movimientos serán los mismos que en los brazos, desde la ingle hasta sus tobillos. Debes tener especial cuidado con las rodillas, ya que son muy sensibles y delicadas.
  6. Pies: Haz los mismos pases que en las manos.
  7. Cara: Con tus pulgares y muy poco aceite, realiza pases de dentro hacia fuera sobre su frente, cejas, nariz y mejillas, terminando con suaves movimientos circulares del resto de tus dedos sobre su nuca.
  8. Espalda: Coloca a tu bebé boca abajo y realiza pases suaves con ambas manos planas desde su nuca hacia sus pies dibujando una X (hombro derecho-nalga izquierda y hombro izquierdo-nalga derecha). Continúa haciendo un zig-zag con las manos planas desde su cuello hasta las lumbares.
    Termina el masaje pasando las yemas de tus dedos de forma muy suave sobre toda su espalda como si fueran plumas.

Mientras realizas el masaje debes evitar que le coja el frío (así como también una vez hallas acabado) tapando con una toalla o mantita las zonas de su cuerpo que no estés masajeando.

Si pones en práctica todos estos movimientos ayudarás a tu hij@ a crecer más sano y feliz, mejorando vuestro vínculo afectivo.

NOTA: Animo también a los papás a dar masaje a sus bebés, pero debéis ser conscientes de la fuerza que realizáis para hacerlo con suavidad, puesto que sus articulaciones son muy sensibles y delicadas.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *