Embellece tu rostro con tónicos caseros

Embellece tu rostro con tónicos caseros

En artículos anteriores os he hablado de la importancia de utilizar un tónico todos los días para el buen mantenimiento de la piel del rostro. Un cosmético al que tenemos un poco olvidado y que podemos elaborar nosotras mismas en casa ya que nos saldrá muy económico, además de aprovechar todas las propiedades que tienen los ingredientes naturales de su composición.

Veamos como elaborar tres tónicos caseros adaptados a los distintos tipos de piel que te resultarán muy sencillos de elaborar, a la vez que beneficiosos para tu rostro.

De vinagre de manzana
Indicado para todo tipo de piel, el vinagre de manzana actúa como equilibrante del ph cutáneo, que es ligeramente ácido.
Para elaborarlo sólo necesitarás mezclar una parte de vinagre de manzana con cuatro partes de agua natural (no utilices agua clorada ni tratada químicamente porque dañaría tu piel).
Puedes aplicarlo sobre la piel previamente limpia y seca, impregnando dos discos de algodón y haciendo varias pasadas por todo el rostro y cuello en sentido ascendente (evita la piel del contorno de los ojos). Una vez hecho esto sécate con una toalla.

De rosas
Indicado para pieles secas, sensibles y con problemas circulatorios (ya sea cuperosis, rosácea, fragilidad capilar …) e incluso para pieles con dermatitis alérgica.
Éstos son los ingredientes que necesitarás:

  • 1/2 litro de agua natural o destilada
  • 2 tazas de pétalos de rosa

Para elaborarlo pon el agua en una olla al fuego hasta que llegue a hervir, luego añade los pétalos de rosa, retira del fuego y tapa. Deja reposar 30 minutos y cuela el preparado llenando un recipiente de cristal con pulverizador.
Úsalo mañana y noche impregnando dos discos de algodón o pulverizando directamente sobre la piel antes de aplicar tu crema hidratante (este último método de aplicación resulta más calmante y refrescante).

De pepino
El mejor para las pieles mixtas/grasas por su poder astringente y purificante, además de aportar nutrientes y luminosidad a la piel.
Ingredientes:

  • un pepino entero con piel
  • 1/2 litro de agua natural o destilada

Elabóralo de la siguiente manera:
Corta el pepino en trozos y ponlo a hervir en agua durante 30 minutos. Pasado ese tiempo cuélalo y deja enfriar por completo el líquido resultante. Puedes meterlo en un recipiente de cristal y guardarlo en la nevera para su conservación. Aplícalo con la ayuda de dos discos de algodón sobre la piel limpia y seca, recordando desechar el tónico pasada una semana desde su elaboración.

Puedes cambiar la composición de cualquiera de estos tónicos añadiendo una cucharada de vinagre de manzana, ya que resulta más astringente para la piel (en el caso de que tengas el poro más dilatado y la piel más grasa), o una cucharada de aceite de oliva o de almendras aportando más hidratación y nutrición (si tu piel es más seca y madura).

Como puedes ver, son tres recetas de tónicos muy sencillas de elaborar, económicas y que estoy segura de que te encantarán.

Etiquetas: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *