Consigue un eyeliner perfecto

Consigue un eyeliner perfecto

El eyeliner siempre ha sido un clásico en el mundo del maquillaje, el cual cobrará mucha fuerza y presencia este verano en colores fuertes (azul y verde agua), y cómo no, en negro intenso (puedes leer más sobre las tendencias de maquillaje que vienen en el artículo «Descubre el maquillaje que se llevará este verano»).

Estamos hablando de un cosmético de maquillaje que no a todas las mujers les resulta fácil de aplicar, aunque eso dependerá, entre otras cosas, del tipo de eyeliner que vayamos a utilizar:

  • En lápiz: Es el más fácil de utilizar y perfecto para practicar si eres principiante. El trazo no tiene por qué quedar perfecto, ya que una vez hecha la línea se difuminará con un pincel.
  • Líquido: En un tarrito con un pincel o en formato rotulador. Este último resulta más fácil que con pincel y tiene un acabado más brillante.
  • Sólido: Es como una piedra que al humedecer con un pincelito pequeño (en forma de «lengua de gato») se disuelve volviéndose líquida. Su uso es poco habitual y sólo algunas firmas cosméticas lo tienen.
  • En polvo compacto: Debes saber que cualquier sombra en polvo compacto puede ser transformada en eyeliner si la humedeces con un pincel. El resultado será mate o brillante dependiendo del tono de la sombra.
  • En gel: Se vende en un tarrito pequeño y al igual que los anteriores, se aplica con un pequeño pincel. Su trazo es el más intenso y duradero, y su acabado es mate. Sin duda, mi preferido con diferencia es «Estudio lasting drama gel liner de Maybelline New York».

Veamos ahora en seis sencillos pasos cómo aplicarlo para obtener un delineado perfecto con un resultado profesional:

  1. Aplica siempre antes de maquillarte una prebase de ojos por todo el párpado para que el maquillaje te dure inalterable más tiempo.
  2. Pon una sombra neutra en tonos beige, blanco mate o melocotón por todo el párpado móvil para que el delineado resalte más.
  3. Ahora es el turno del eyeliner. Empieza haciendo pequeñas líneas o puntos sobre la raíz de las pestañas superiores.
  4. Luego une los puntos que has hecho desde el lagrimal hacia el extremo del ojo creando una línea de más fina a más gruesa respectivamente.
  5. Una vez hecha la línea sólo queda dibujar el rabillo, para ello, con el ojo abierto y mirando al frente, traza una línea imaginaria desde la raíz de las pestañas inferiores hacia el final de tu ceja (puedes ayudarte pegando un trocito de celo o marcando con el mango de una cuchara) y haz una marca en el pliegue donde se unen ambos párpados.
  6. A continuación cierra el ojo y une esa marca con la línea hecha anteriormente en el paso 4 de forma que quede un trazo recto. Recuerda rellenar los huecos que has dejado sin maquillar.

Espera un minuto antes de abrir el ojo para que el eyeliner se seque por completo y… ¡ya tendrás listo tu delineado de ojos!

De todos modos, si es la primera vez que haces esto quizás no te convenza el resultado, ya que requiere mucha práctica y paciencia. Ten paciencia y tómate tu tiempo, y un día te darás cuenta de que lo has logrado.

Unos últimos consejos antes de despedirme:

  • Si tu pulso no es el mejor del mundo hazlo sentada apoyando el codo sobre una mesa y el dedo meñique de esa mano sobre tu mejilla.
  • Nunca tenses la piel del párpado hacia fuera porque formarás pequeñas arruguitas y el delineado quedará irregular. Si quieres puedes tirar desde el centro de la ceja hacia arriba para alisar el párpado, aunque lo ideal es hacerlo con el ojo entreabierto.
  • Si tus ojos son redondos y caídos, no hagas el rabillo demasiado largo, ya que acentuarás más ese efecto.

Y recuerda que como ya hemos dicho, lo más importante para que salga perfecto es practicar mucho y hacerlo sin prisas. ¿Te animas a probar?

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *