Mascarilla facial revitalizante de Elizabeth Arden

Mascarilla facial revitalizante de Elizabeth Arden

Hacía ya tiempo que buscaba una mascarilla facial con estas características, y fue una casualidad encontrarla cuando lo que necesitaba era un exfoliante suave. Es la primera vez que utilizo un producto de Elizabeth Arden, una marca de alta cosmética con más de cien años de investigación en productos de belleza, y la verdad es que me han sorprendido los resultados.

Se trata de una mascarilla exfoliante, iluminadora y rejuvenecedora de los primeros signos de la edad, y pertenece a la línea Visible Difference, recientemente creada por la firma para cubrir las necesidades de cualquier tipo de piel. Un producto creado para exfoliar de forma suave sin friccionar la piel, cerrar los poros, alisar difuminando pequeñas arruguitas, calmar rojeces unificando el tono y aportar luminosidad y firmeza. Propiedades que le son otorgadas por los siguientes componentes:

  • Extracto de semilla de uva: Un potente antioxidante, que además de proteger la piel frente a las agresiones externas, ayuda a calmar y equilibrar la misma.
  • Alfa y Betahidroxiácidos: Que proceden de forma natural de ácidos frutales tales como: naranja dulce, limón y melocotón, y que calman y renuevan la piel aportando luminosidad y firmeza.
  • Extracto de Aloe vera: Calma y suaviza la piel.

Ahora que ya conocemos sus ingredientes principales veamos los pasos que debemos seguir para utilizarla:

  1. En primer lugar limpiaremos bien la piel del rostro y cuello con nuestro producto habitual.
  2. Aplicaremos un tónico.
  3. Ahora es el turno de la mascarilla. Para ello extenderemos una capa fina sobre la piel con la ayuda de la espátula de goma que viene en el interior del envase, evitando el contorno de los ojos y los labios.
  4. Una vez aplicada la dejaremos en exposición entre 15 y 20 minutos o hasta que seque por completo (el tiempo variará según sea el tipo de piel).
  5. Pasado ese tiempo la mascarilla quedará como si tuviésemos un film de plástico adherido al rostro. Empezaremos despegándola con cuidado desde el cuello hacia la frente como si de una segunda piel se tratase.
  6. Si nos ha quedado algún resto de producto podremos retirarlo con una esponja humedecida con agua templada y saldrá muy fácilmente.

Repite este proceso entre una y dos veces por semana y verás cómo tu piel mejora con cada aplicación. Comenzarás a notar sus efectos al momento de retirarla, sintiendo la piel de tu rostro descansada, lisa, suave, luminosa y libre de impurezas.
En mi opinión se trata de la mascarilla perfecta que necesitaba.

La puedes encontrar en Amazon por 23,25€ el envase de 50 ml, aunque también la tendrás en perfumerías por 35€.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *