Mima tus pies

Mima tus pies

Nos encontramos a las puertas del verano y con el calor vestimos nuestros pies con calzado que deja a la vista lo poco que nos hemos preocupado de ellos el resto del año. Nuestros pies lucen feos y descuidados, pero no te preocupes, porque aún estás a tiempo de cuidarlos y mimarlos como se merecen durante estas semanas previas al calor. Sigue leyendo y verás cuáles son los trucos que te propongo:

  • Si eres de las que tiene durezas, púlelas al menos una vez por semana con una piedra pómez o un pulidor específico. Con este gesto evitarás que te salgan más.
  • Hidrata los pies a diario después de la ducha o por la noche antes de acostarte. Utiliza manteca de karité pura o aceite de coco para los que estén muy resecos. También puedes usar una crema con harpagofito si los tienes doloridos y estás muchas horas de pie. Luego puedes ponerte unos calcetines de algodón para que la crema penetre mejor durante la noche y transpire al mismo tiempo.
  • Exfólialos una vez por semana con un peeling específico. Si no lo tienes servirá el que usas para el resto del cuerpo.
  • Si estás sentada más de 3 horas seguidas al día puedes realizar movimientos circulares con los pies en ambos sentidos para mejorar la circulación y disminuir la retención de líquidos, evitando así que se hinchen y te duelan.
  • Retira las cutículas de los dedos de tus pies no más de una vez al mes para evitar que se infecten y endurezcan. Recuerda que las cutículas tienen la función de proteger las uñas.
  • Utiliza calcetines de algodón para hacer deporte previniendo la aparición de hongos (pie de atleta) por la excesiva sudoración.
  • Es recomendable realizar una pedicura profesional en un centro de belleza una vez al mes. Esta frecuencia variará dependiendo de la cantidad de durezas que tengas.
  • En la playa protégelos del sol con la crema solar que utilices para el resto del cuerpo para así prevenir el eritema solar.
  • Después de un duro día de trabajo o de una noche de fiesta, dale a tus pies un momento de relax sumergiéndolos entre 5 y 10 minutos en un baño de agua templada con un buen puñado de sal (para aliviar la hinchazón), o con 5 gotas de aceite esencial de menta (para refrescar y descongestionar) o con 5 gotas de aceite esencial de árbol del té (resulta bactericida previniendo la aparición de hongos). Termina con los pies en alto mientras descansas en el sofá.

Sigue estos consejos durante todo el año para poder lucir unos pies envidiables. Acuérdate de que soportan el peso de todo nuestro cuerpo y de que son los encargados de llevarnos a todas partes. Mímalos y cuídalos siempre.

Etiquetas: , , ,

One Comment

  • INGRY dice:

    Hola Marta. Te diré que ya prové el consejo de los pies, y me parece sorprendente lo facil que es retirar las durezas y lo suaves que quedan.
    Muchas gracias y hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *