¿Cómo elegir el factor de protección solar?

¿Cómo elegir el factor de protección solar?

Hola de nuevo a tod@s. Seguro que alguna vez habéis usado o oido la siguiente frase: «más vale prevenir que curar“, y la verdad es que es cierto, por eso, en el artículo de hoy vamos a poner en práctica este hecho aprendiendo a conocer mejor aquellos factores más importantes que determinan que nivel de protección solar debemos aplicar a nuestra piel, previniendo así enfermedades en un futuro.

Debemos saber que nuestra piel necesita ser protegida del sol durante todo el año, y lo digo como una obligación necesaria, ya que si no lo hacemos correremos el riesgo de sufrir serias enfermedades. Si exponemos la piel al sol sin la protección adecuada y nos quemamos en reiteradas ocasiones, no se verán efectos negativos sobre la misma hasta pasados unos cuantos años, tales efectos podrían ser un envejecimiento prematuro o, en el peor de los casos, la formación de células malignas en esa zona (esto se conoce como la «memoria de la piel»).

Así mismo, para escoger el protector solar que mejor se adapte a nosotr@s y poder tomar el sol de forma segura, debemos comenzar por conocer cuál es nuestro fototipo de piel (que es la capacidad que tiene la piel para absorber los rayos solares).
En la siguiente lista puedes leer las características de cada uno de ellos:

  • Fototipo I: Se trata de personas con la piel muy pálida y blanca, de cabellos pelirrojos y con muchas pecas. Siempre se queman y nunca se broncean. Deben usar una protección muy alta (50+) porque pueden llegar a sufrir alergias al sol. Es una piel que carece de melanina (sustancia que le da pigmentación a la piel y la protege de las radiaciones solares).
  • Fototipo II: Vuelve a tratarse de una piel blanca y sensible muy típica de personas con cabellos claros y ojos azules o castaños. Son pieles que apenas se broncean, sólo cogen una tonalidad levemente bronceada, en ocasiones inapreciable. Necesitan un factor de protección elevado (50+).
  • Fototipo III: Quizás sea el más común y habitual, muy propio de las pieles intermedias con cabello castaño claro o rubio y ojos verdes o marrones. Si no usan protección suelen quemarse con facilidad y luego se broncean, por lo tanto deben usar un factor de protección alto (50).
  • Fototipo IV: Lo forman el grupo de personas con la piel morena, cabello castaño oscuro o negro y ojos marrones o negros. Aunque se broncean fácilmente deben protegerse la piel con un factor medio (25 – 30).
  • Fototipo V: Con la piel más morena que el fototipo IV, ojos negros y cabello negro. Si este es tu fototipo estás de suerte porque sólo se quema si permanece mucho tiempo bajo el sol. Debes usar un factor medio/bajo (10 – 25).
  • Fototipo VI: El formado por las personas de piel muy oscura o negra, cabello negro y ojos negros. Es casi imposible que se quemen ya que es una piel muy pigmentada por la cantidad de melanina que contiene. Aunque deben evitar largas exposiciones al sol sin protección porque las radiaciones solares son nocivas ante cualquier tipo de piel. Un factor de protección bajo sería suficiente para este fototipo de piel (6 – 10).

Al igual que el fototipo, las alteraciones sufridas por cada individuo en su piel determinan de igual manera el factor de protección que debemos emplear para protegernos del sol. A continuación os mostraré tres posibles casos muy habituales y el factor de protección más adecuado a cada uno:

  • Piel muy sensible o con rosácea: En este caso siempre es conveniente usar un factor muy alto sobre aquellas zonas donde exista más sensibilidad.
  • Piel con manchas: Tanto si son por causas hormonales (embarazo, menopausia…), como las producidas por quemaduras, siempre deberás proteger esta zona con un factor muy alto (50+).
  • Piel atópica: También deben usar un factor alto para evitar manchas posteriores, aunque el sol en estos casos resulta muy beneficioso porque ayuda a curar los eccemas (igualmente ocurre con la psoriasis).

Un último consejo, evitad tomar el sol sin protección y durante las horas centrales del día (entre las 12h y las 16h).
Y recordad que un bronceado seguro es sinónimo de un bronceado bonito y duradero.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *