Despídete de las uñas mordidas

Despídete de las uñas mordidas

El hábito de morderse las uñas es más común en nuestra sociedad de lo que nos parece. Sus causas están debidas sobre todo a trastornos psicológicos originados por el estrés o por algún trauma en la niñez, según nos cuentan los expertos.

Si eres una de estas personas, quizás te interese saber que el hecho de llevarse las uñas a la boca sólo te traerá problemas estéticos y de salud:

  • Los dedos se inflaman debido a las pequeñas heridas que se producen. Además, seguro que te duelen y corres el riesgo de coger una infección.
  • Las uñas y los dedos se deforman, hecho que en algunos casos, puede que no recuperen nunca más su forma natural si es que llevas muchos años haciéndolo.
  • Estropearás la dentina de los dientes y además los deformarás.
  • Te arriesgas a contraer enfermedades, ya que en las uñas están los virus y bacterias que te llevarás a la boca. Piensa que con las manos tocamos todo.
  • Puede provocar caries en los dientes.
  • Ves tus manos feas y descuidadas, algo que seguro no te gustará.

Si llegados a este punto decides dejar de morderte las uñas de una vez por todas, veamos unos trucos muy efectivos y útiles que te ayudarán a conseguirlo:

  • Si tienes una planta de Aloe vera en casa estás de suerte. Corta una hoja en cuadraditos y métela en la nevera. Cuando te levantes cada mañana, coge uno de esos cuadraditos y frota tus uñas con él, verás cómo su sabor amargo mantiene tus uñas alejadas de la boca.
    Si aun así no consigues dejar de mordértelas, existen en el mercado productos pensados para ayudarte, uno de ellos se llama Mavala Stop. Aplícate una capa fina cada noche sobre tus uñas y retírala con quitaesmalte una vez por semana. Su mal sabor mantendrá tus uñas a raya. Puedes encontrarlo en Amazon por 13,90€.
  • Mantén la boca ocupada con chicles, caramelos, bastones de zanahoria o apio, ya que el hecho de morder algo crujiente alivia el estado de ansiedad (ojo, no abuses de los caramelos y de los chicles, no vayamos ahora a dañar los dientes).
  • Aficiónate a alguna manualidad, como por ejemplo pintar, ganchillar, esculpir en barro o plastilina, o alguna actividad al aire libre. Este gesto no sólo mantendrá tus manos ocupadas por más tiempo, sino que aliviará el estrés.
  • Ten siempre a mano una lima de uñas para limar ese pico de uña que te sobresale en lugar de morderlo. Así dejarás la uña igualada y evitarás llevarla a la boca.
  • Píntate las uñas para vértelas bonitas. Utiliza siempre una base endurecedora, ya que tus uñas estarán muy débiles por meterlas siempre en la boca.
  • Si pintarte las uñas no funciona, ponte unas uñas esculpidas de gel, acrílico o fibra de vidrio. Podrás hacerlas en los gabinetes de estética y centros especializados. No sólo las verás bonitas, sino que el hecho de morderlas será misión imposible.
  • Mantén las uñas sanas y cuidadas con una manicura profesional una vez por semana.

Para ayudarte aún más, comunícale a las personas de tu confianza tu deseo de dejar este hábito, para que te avisen cuando lo estés haciendo sin darte cuenta. Te aseguro que lo agradecerás.

Debes saber que de nada sirven todos estos consejos si no te comprometes contigo mism@ a dejarlo. Éste debe ser el primer paso y más importante de todos «el compromiso».

Sólo espero que este artículo te sirva de ayuda para que luzcas unas manos envidiables y sanas. ¡Ánimo!.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *